miércoles, 26 de abril de 2017

Taralli con romero y sal marina


Después de tantas recetas dulces, hoy os traigo una salada. Un snack de origen italiano que es una delicia. Os aviso de que en cuanto probéis uno solo, no os podréis resistir a acabar con toda la bandeja... 



Se conocen como taralli (en singular, tarallo) y se elaboran fundamentalmente en el sur de Italia. Son unas galletitas saladas muy crujientes, en forma de rosca, típicas de las regiones de Calabria, Apulia y Campania. Aunque se consumen todo el año, se suelen comer en Pascua y época de Carnaval. 



Y además de ser deliciosas, son súper versátiles. Las podemos hacer de cualquier sabor que se nos ocurra: almendras, hinojo, tomillo, con pimentón, con semillas de anís... Yo he utilizado sal marina y romero -que me encanta-.  Pero para los más dulceros, no solo encontramos versiones saladas, también los hay dulces, añadiendo un poco de azúcar a la masa. Con pedacitos de chocolate negro y semillas de vainilla -de la buena, por favor-, resultan una exquisitez. Ahí lo dejo. ¿Quién se anima a ponerlos en práctica?




Taralli con romero y sal marina:
Receta adaptada de saveur.com

INGREDIENTES (para unas 30 unidades, aproximadamente)

  • 270g de harina de trigo normal
  • 170g de harina de fuerza
  • 2 y 1/4 cucharaditas de sal marina en escamas
  • 180g de vino blanco
  • 130g de aceite de oliva virgen extra
  • 1 y 1/2 cucharaditas de hojas de romero, un poco picadas 


PREPARACIÓN

  1. En un bol amplio, añadimos las harinas y la sal, y mezclamos para que ésta se reparta bien. Formamos un volcán y, en el centro, vertemos el vino blanco y el aceite de oliva. Mezclamos ligeramente hasta que se homogeneice. 
  2. A continuación, colocamos nuestra masa dentro del bol de la amasadora y, con el accesorio gancho, amasamos durante unos 8-10 minutos o hasta que obtengamos una masa lisa y suave. Incorporamos el romero y amasamos un par de minutos más. Cubrimos el bol con un paño o con papel film y dejamos reposar a temperatura ambiente durante media hora.
  3. Pasado este tiempo, dividimos la masa en unas 30 bolitas de unos 24 gramos de peso, aproximadamente. 
  4. Para formar los taralli, estiramos cada bolita en forma de tubo y cruzamos los extremos de manera que obtengamos una especie de rosca. Repetimos este paso con las piezas restantes.
  5. Por otra parte, ponemos a calentar agua con una generosa cantidad de sal en un cazo (con unos 10cm de agua será suficiente) para darles una primera cocción a nuestras roscas. Cuando el agua entre en ebullición, vamos echando los taralli (en mi cazo de 15cm voy echando de cinco en cinco o de seis en seis, no más, para que no se peguen entre ellos). Los dejamos cocer durante unos 2-3 minutos o justo hasta que suban a la superficie. En ese momento, los vamos retirando del agua y los vamos colocando sobre una rejilla para que pierdan la humedad antes de llevarlos al horno.
  6. Precalentamos el horno a 200ºC.
  7. Cuando los taralli estén secos, los colocamos sobre una bandeja de horno cubierta con papel vegetal. De manera opcional, en este momento, podemos decorar la superficie de las galletitas. En mi caso, a unos les añadí sal marina en escamas y a otros, un par de hojitas de romero. 
  8. Horneamos 30-35 minutos a 200ºC. Dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.



¡¡Un besazo!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Analytics