miércoles, 19 de julio de 2017

Garbanzos con calabacín y anacardos


No solo se vive de dulce, ¿verdad? Por eso y porque en mis menús abundan los azúcares simples, trato de compensar todo lo que puedo tanto exceso dulcero. Todo tipo de verduras, así como ensaladas de lo más variopinto jamás faltan en mi mesa. Confieso que no me supone ningún esfuerzo, que me encanta la hoja verde. 



Por eso, hoy aquí os dejo una de mis combinaciones favoritas de verdura y legumbre: garbanzos y calabacín. La descubrí hace ya unos meses, viendo la repetición de uno de los programas de Karlos Arguiñano. Él la hacía como base para una pieza de foie que doraba en una sartén. Yo no como foie (hace unos cuantos años que decidí no volver a probar ni el foie ni ningún producto que lo contuviese), por eso en principio no presté demasiada atención. Y me equivoqué. En esa receta en la que el hígado de pato era el ingrediente principal se escondía el que se iba a convertir en uno de mis platos de verdura preferidos, uno de los que más prepararía al cabo de unas pocas semanas. 



Prácticamente, lo he hecho tal cual. Mi único cambio: añadirle unos anacardos. Ya sabéis por otros de mis posts, que son una de mis debilidades, que me los comería por kilos, si no fuera por la enooooorme cantidad de grasa que contienen (creo que es uno de los pocos caprichos con los que me contengo). Finalmente la combinación de sabores que resulta es deliciosa y, al mismo tiempo, nos proporciona un plato súper completo al que creo (no soy ninguna experta en nutrición) que poco le faltaría para poder convertirse en un plato único ideal.

Os dejo de aburrir y os dejo ya con esta receta tan requetebuena que, como siempre, espero que os guste mucho.

Garbanzos con calabacín y anacardos:
INGREDIENTES

  • 200g de garbanzos
  • 2 calabacines
  • 1 cebolleta
  • 2 zanahorias grandotas
  • 1 puerro
  • Un puñado de anacardos fritos
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Unas hojas de perejil fresco
  • Sal
  • Pimienta


PREPARACIÓN

  1. Dejamos la víspera los garbanzos a remojo. Al día siguiente, ponemos a hervir agua en una olla. En ese momento, añadimos los garbanzos escurridos, el puerro limpio y troceado, unas hojas de perejil y sal. Tapamos y cocemos 20 minutos desde el momento en que empiece a salir vapor. 
  2. Mientras tanto, pelamos y picamos la cebolleta. Calentamos aceite de oliva en una sartén y la salteamos hasta que esté bien pochadita. 
  3. Lavamos y cortamos los calabacines en cuartos de luna y los agregamos a la sartén. 
  4. Salpimentamos y cocinamos hasta que la verdura se ablande. Incorporamos los garbanzos (sin el puerro ni el perejil) y cocinamos todo cinco minutos más. 
  5. Por otra parte, pelamos las zanahorias y, con el pelador, sacamos unas lonchas finas. Calentamos un chorrito de aceite en una sartén y salteamos en ella las láminas de zanahoria. Salamos y cocinamos hasta que estén hechas. 
  6. Por último, servimos los garbanzos con calabacín, añadimos por encima la zanahoria y terminamos con unos anacardos.


¡¡Un besazo!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Analytics